A través de la hiperconexión, cientos de vigilantes populares acosan a los vecinos del barrio, condenados sin juicio ni defensa.