[4C]: La nueva cara de la irresponsabilidad: beber y fumar en colegios cerrados

Vecinos del colegio María Pita denuncian las continuas escenas de fiesta y descontrol que se viven en el interior del CEIP. Decenas de adolescentes que “quedan para fumar y beber” avivan la controversia. Desde el ANPA señalan al Concello.


El coronavirus está aguando la fiesta a los más jóvenes. El miedo al contagio y las restricciones han provocado que los espacios habituales para beber y fumar sin preocupación hayan desaparecido. Pero eso no ha sido un problema para la inventiva juvenil, que es de rápida adaptación.

“Algunos directamente entran en colegios y se montan sus fiestas a plena luz del día”, se quejan desde la Asociación de Nais e Pais de alumnos del CEIP María Pita. Muestran su preocupación porque “nuestro colegio sigue siendo lugar de reuniones para beber y fumar”. Las imágenes del festejo, en las que la mayoría de personas aparecen sin mascarilla, se han podido ver en redes sociales. Una actitud que ha indignado a la ciudadanía en estos momentos en los que se lucha por contener el virus y evitar los rebrotes.

Restos de basura desperdigados por las instalaciones del CEIP

Son jóvenes a cara descubierta, pero la pregunta es: ¿cómo animarles a protegerse del coronavirus?

La adolescencia –hoy más larga que nunca– es un riesgo en sí misma. Contiene un virus que los parásita. Es el virus del cuerpo que descubre su condición de sexuado y que se hace presente en forma de imperativo: ¡Goza! No se le puede ignorar, nadie es inmune a él y hace falta todo un recorrido para generar anticuerpos.

 Hay que tener presente que los contenidos deben apuntar no a la normativa sino a producir efectos de responsabilidad vinculados a otros (amigos, familia) para los que sus actos podrían tener consecuencias graves. Una suerte de empatía por los más vulnerables. Bien es cierto, que en el caso del CEIP María Pita deben llevarse a cabo procesos de sanción y vigilancia.

Redacción.