[4C]: Adiós al último varadero de la ciudad

El impago del canon concesionario ha obligado a la Autoridad Portuaria de A Coruña a retirar los permisos de ocupación a Varaderos Lazareto.


La llegada de la crisis al sector ha puesto punto y final a gran parte de los astilleros que se encargaban de arreglar botes y lanchas para recreo o pesca. Astilleros Lazareto no solo es uno más en la inconmensurable lista, sino que es el último que quedaba en pie. Sin embargo, el Puerto expresó ayer su intención de destinar la superficie a la misma actividad, servicio fundamental para la flota pesquera asentada en Coruña.

30 años de oposición vecinal

En 1989 los vecinos de Os Castros decidieron agotar todas las vías administrativas a su alcance con el objetivo de impedir que se consumase el proyecto de traslado de los astilleros del Parrote a la antigua playa de Lazareto. Entendían que en la franja costera coruñesa existían otras zonas capaces de albergar esta actividad industrial, “sin que hubiera necesidad de destruir los que solo la naturaleza puede proporcionar”.

Defendieron hasta el final que el traslado de los astilleros tendría un efecto negativo para el conjunto de la bahía coruñesa. En especial, los bancos de marisqueo de la ría del Burgo, así como las playas de Santa Cristina. Justificaron, además, que el varadero era ilegal, al no existir -en su opinión- los permisos pertinentes.

Un vertido de pintura que tiñó el mar de rojo

El agua del muelle de Oza cambió de color por unas horas el cuatro de mayo de 2005. Un vertido proveniente de restos de pintura de un barco provocó una curiosa mancha de color rojo en el agua de la dársena. La pintura, de material ecológico, evitó que se produjese un pequeño desastre.