[4C]: Incertidumbre y contención en unas rebajas de subsistencia

Los continuos días desapacible y las nuevas restricciones disuaden a los cuatrocaminenses de salir en busca de los tradicionales descuentos de enero. Tiendas sin aglomeraciones, poca afluencia de gente en la calle y con las restricciones dando un duro golpe a la hostelería.


La segunda temporada de rebajas de la pandemia -la primera fue la de verano del año pasado- comenzó con un ambiente frío en las calles del barrio. «Esperaba a más gente en las tiendas», es la frase más repetida por los comerciantes. Un caso extraño es el de la tienda de Zara del centro comercial de Cuatro Caminos, donde las numerosas clientas que esperaban a sus puertas tenían muy claro lo que querían. Las grandes franquicias, donde las rebajas ya se llevan aplicando varios días, se felicitan de sus últimos números pero el pequeño comercio se lamenta de que «no hay nadie en las calles».

El ambiente es frío, frío por el tiempo, por la pandemia y por la incertidumbre que reina entre el pequeño comercio de la ciudad. Las tiendas, obligadas a cumplir con todas las medidas, fueron fundamentales para evitar que en ningún punto de la ciudad se registrase un número importante de clientes a la vez. En algunas, eso sí, se formaron importantes colas a la puerta. Aún así, el ánimo de la clientela es bajo, apuntan los profesionales del sector. El impacto económico hace que un número importante de cuatrocaminenses mire más el bolsillo. Con todo, el comercio espera sacar en las próximas semanas el «stock» de una temporada para «olvidar».

Redacción.

Anuncios

La viabilidad de este periódico, en peligro

publicidade-2

Financie nuestro proyecto

A partir de la cantidad mínima de dos euros, elija el número de veces que usted quiera donar.

2,00 €