[CrónicaNegra]: La última decapitación de Cerceda

“La hembra búho del Museo do Moucho de Cerceda decapitó a su pareja”, subtitulaba La Voz de Carballo en una noticia que publicaba a toda página. Informaba de la muerte del búho Gran Duque a manos de su propia pareja que, controladora hasta el paroxismo, decapitó al búho macho por el influjo de una mala relación entre ambos. Durante días impidió que la Policía Local recogiese la cabeza degollada.


Aún no había internet en todas las casas y los sucesos se escribían en blanco y negro. ¿Qué había sucedido para que Chantal decapitase a su pareja, en octubre de 1996? La respuesta fue recordada, 25 años después, por el periodista Manuel Rey a través de sus redes sociales. El asesinato conmocionó a Cerceda, un pequeño concello de la comarca de Ordes. En su momento fue un tema rico en sugestiones, que planteaba varios problemas del mundo animal y las respectivas consecuencias que traía el cautiverio forzoso de un animal salvaje. Y, sin embargo, se trató como un terrible drama amoroso.

El periodista del portal digital GCiencia explicó como el 28 de diciembre de 1994 “inagurouse o Museo do Moucho con máis de 5000 pezas e dous mouchos en cautividade”. Sin aún estar construido el famoso Aquapark, hasta ese momento el museo fue uno de los grandes atractivos del pueblo. Su comienzo se encuentra en el Circuito Galego de Velocidade, donde el búho pasó a ser su símbolo. A partir de ahí, los vecinos comenzaron a donar al Concello diferentes especies de aves y se decidió crear el museo.

Un crimen, sí. Pero también un gran dolor, un infinito dolor no comprensible para todas las sensibilidades. Primero lo desnucó y después se sirvió de su propio peso para arrancarle la cabeza. Los cuidadores relataban “lo deprimida que se encontraba Chantel” después del asesinato. La memoria de Gran Duque quedó vinculada por siempre a su final, la de un búho eclipsado por su trágica muerte. Su pareja vivió cuatro años más, pero ya sumida en las sombras de una noche de tormenta, murió.

Redacción.


Anuncios

En El Momento son muchas las personas que desinteresadamente elaboramos este producto de calidad e información. Ayúdenos a seguir haciéndolo: financie nuestro proyecto.

La viabilidad de este periódico, en peligro

publicidade-1

Financie nuestro proyecto

A partir de la cantidad mínima de dos euros, elija el número de veces que usted quiera donar.

2,00 €