[4C]: El incremento de robos en Os Mallos se desata en verano: carnicerías, taxis y pisos

Os Mallos, el barrio más castigado por la ola de delincuencia que sumerge a la ciudad, ha comenzado la mitad de agosto con asaltos en pisos de la calle Noia, robos en taxis, la sustracción de cuatro jamones ibéricos y doscientos euros de la carnicería Cariglia y un intento de robo en la frutería Sandra.


El maná de la prosperidad sin esfuerzo, la posibilidad de dar un “último golpe”, es para algunos su forma de llevar el pan a sus casas, mientras se lo quitan a la fuerza a otros. Os Mallos tiene demasiado reciente el recuerdo de las sucesivas okupaciones que terminaron con la seguridad por los suelos en el barrio. Este fin de semana los ladrones entraron en comercios y viviendas de la calle Vizcaya y la calle Noia. Sin cometer ningún tipo de despiste, desactivaron alarmas y forzaron la cerradura de los locales. Solo la puerta de la frutería Sonia logró detener la vorágine de violencia.

Los ladrones actúan de noche, la falta de visibilidad y testigos facilitan los robos. La baja afluencia policial en el barrio ha convertido a Os Mallos en el destino “turístico” favorito de los cacos. Varios vehículos (taxis) estacionados en las cercanías de la Estación de Tren amanecieron con los cristales rotos y sin el dinero que los taxistas utilizan para dar cambio.

Intento frustrado en la avenida del Ejército

El pasado viernes 13 también se registró un intento de robo en una oficina de la avenida del Ejército. El asaltante, que había entrado por una ventana que se encontraba abierta, fue detenido por la Policía Nacional sobre las dos de la mañana mientras huía del establecimiento alertado por las sirenas policiales. La pasada semana también se detuvo a dos jóvenes en las inmediaciones del Coliseum por robar en el interior de vehículos.


En El Momento son muchas las personas que desinteresadamente elaboramos este producto de calidad e información. Ayúdenos a seguir haciéndolo: financie nuestro proyecto.

Anuncios

La viabilidad de este periódico, en peligro.

Haga posible que podamos seguir escribiendo

A partir de la cantidad mínima de dos euros, elija el número de veces que usted quiera donar.

2,00 €