[CIUDAD]: Primeros ataques por las nuevas zonas de bajas emisiones

Parte del tejido ecologista de la ciudad ha pedido más ambición en la implantación de zonas ZBE. La asociación ecologista Arco Iris reclama la retirada de los fondos europeos Next Generation al entender que el plan del Concello no es riguroso.


La instalación de las señales de la zona de bajas emisiones en la Ciudad Vieja y la Marina -por ahora sin cámaras ni sanciones- ya ha cumplido una semana, no sin haber reabierto el debate sobre la movilidad verde en la ciudad. Para la asociación ecologista Arco Iris -que ha presentado una queja frente a la Comisión Europea-, las Zonas de Bajas Emisiones se han establecido en «dos distritos que ya contaban con restricciones al tráfico rodado y disponían de buena calidad del aire». Añaden, además, que todo ello se establece «en detrimento de otras zonas», como Cuatro Caminos.

Por ahora, el proyecto del Concello solo contempla siete distritos, alegando, principalmente, la existencia de industria o actividad portuaria en el lugar para clasificarlos como «zonas de conflicto». Para Francisco Lueiro García, la maniobra del Concello «solo busca beneficiarse de los fondos Next Generation», dejando fuera de sus planes zonas como Cuatro Caminos. El médico y militante ecologista señala directamente al concejal Lage Tuñas, acusándolo de ser el «autor intelectual de este proceso tóxico».

El pequeño comercio, no obstante, admite cierta incertidumbre con la progresión de zonas restrictivas. Aún así, señalan que las afecciones son, por ahora, muy escasas. «Tardará mucho en ponerse en funcionamiento», señaló para este medio uno de los responsables del estanco A Medoña, en la calle Fernández Latorre.

Iván Alx.


Anuncios

La viabilidad de este proyecto, en peligro

publicidade-2

Haga posible que podamos seguir escribiendo

A partir de la cantidad mínima de dos euros, elija el número de veces que usted quiera donar.

2,00 €